Articulo anterior:   Siguiente articulo:

Prensa

En la reciente Semana Nacional PYME 2008, organizada por la Secretaría de Economía en el Centro de Exposiciones Banamex, fue entregado por mano del señor Director del FIDE, Ing. Pablo Enrique Realpozo del Castillo, el reconocimiento del SELLO FIDE a la empresa CELORIO SA, fabricante de las innovadoras máquinas Tortilladoras CELORIO-KS de última generación, por su bajo consumo de energía eléctrica.

El galardón fue entregado el día lunes 3 de noviembre durante el transcurso de la exposición, en el Stand donde la empresa exponía sus ya tradicionales y reconocidas máquinas Tortilladoras Celorio.

Publicado el 15 de diciembre de 2004 en El Financiero

Tortilladoras de base tecnológica
por Mauricio Jalife Daher

Una de las constantes que se refiere para el desarrollo de empresas de nueva economía es que éstas se diseñen como proyectos de base tecnológica, lo que sugiere que se apoyen, antes que en amplio capital financero, en un nutrido capital intelectual. Éstas son las empresas conectadas con elementos virtuales de carácter intangible, como lo es el know how, la información, la experiencia, y los derechos exclusivos que otorgan las patentes y las marcas.

Si un caso puede ilustrar de manera ejemplar esta afirmación, tanto en el plano académico como en su secuencia histórica, es el de las empresas fundadas por Fausto Celorio, inventor mexicano que bien podría ser considerado como uno de los más influyentes y prolíficos en el campo de las patentes en nuestro país.

Por medio de lo que en su época fueron avanzados diseños, este creador desarrolló diversas máquinas que, en sus versiones finales, logradas ya entrados los años sesenta, establecieron el patrón de consumo en esa industria. Con las máquinas tortilladoras inventadas por Fausto Celorio se logró un proceso profundo de industrialización de la tortilla, gracias a ello, estructuró una cadena productiva completa, urbanizando un producto rural e incorporándolo a la dieta básica del mexicano.

El éxito de Celorio no se limita a la parte estrictamente tecnológica, sino que su visión y perseverancia le llevaron a alcanzar niveles destacados de comercialización de sus máquinas, hasta inundar todos los rincones del territorio nacional. Es éste un punto central de su aportación, ya que muchas patentes mexicanas, que materializan nuevas soluciones técnicas bien logradas, fallan en su aplicación concreta en productos vendibles, lo que impide tasas de retorno que permitan financiar nuevos desarrollos.

En este momento, las máquinas Celorio siguen al frente en el mercado nacional, lo que representan un ejemplo elocuente de la ventaja competitiva que ofrecen las empresas de base tecnológica, cuando logran ocupar un nicho protegido por derechos de propiedad industrial. Lamentablemente, esta historia es sólo uno de varios casos aislados que podemos identificar en México, los que a pesar de la claridad con la que demuestran que es uno de los caminos más seguros a la constitución de ventajas competitivas sustentables, no han sido replicados por empresas nacionales.

La conformación de una empresa de base tecnológica supone un trabajo previo y amplio de investigación, que suele demorar, aparentemente, el acceso a los ingresos y la rentabilidad. Sin embargo, una vez que se ha identificado el nicho de mercado y se encuentra una nueva solución a una demanda de consumo, las patentes y las marcas se encargan de conformar un monopolio muy efectivo a favor del desarrollador.

A pesar de las especulaciones que los inventores suelen formular respecto de la eficiencia del sistema legal de patentes, la permanencia de las empresas de don Fausto Celorio demuestran que, bien utilizado, el sistema constituye la plataforma más sólida para la materialización de ideas empresariales.

Publicado en marzo de 1999

* Tecnología cien por ciento mexicana

* Exhiben moderna tortilladora Celorio

* Elabora 3,000 tortillas por hora

* Se venden en varias partes del mundo

* Economía en combustible.

Tortillas rápidas, calientes y sabrosas, solamente con las tortilladoras Celorio.
Encendido automático; el mechón pasó a la historia; irradian menos calos, pues sus tapas son refractarias y hacen tortillas a razón de 100, 130 y 200 kilogramos por hora.
Esto quiere decir que puede fabricar 3,000 tortillas por hora mínimo, y consumen gas a razón de 2.600 kg., por hora
Consumen un 5% menos de combustible.
Fue dado a conocer por el Sr. José Farfán, responsable del área científica de esta empresa durante la presentación de la nueva máquina tortilladora 100-K, que fabrica la empresa de prestigio internacional Celorio.
Celorio, que ha hecho historia en al industria de la masa y de la tortilla en el país, cuenta con tecnología cien por ciento mexicana, y sus productos son importados a Estados Unidos, Guatemala, Honduras, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Venezuela, Colombia, Brasil, Alemania, Inglaterra, Israel, Japón y la India.
La tortilladora se prende de manera electrónica, es automática, a través de un moderno sistema de combinación de aire-gas que es encendida por una simple bujía de automóvil que ha sido adaptada a la máquina.
En la exhibición de la tortilladora, estuvieron presentes: Pedro Ezquerra Borobia, director de agencias Celorio; Federico Alanís Peña, dirigente local de CANACINTRA, director de Fomento Industrial del Municipio y representante personal del alcalde, Luis Gerardo Higareda Adam.
Asimismo, el presidente de la Cámara Nacional de Comercio de Reynosa, Lic. Roberto Ruiz Isassi, y el Vicepresidente comercial de CANACINTRA, L.A.E. José Alfonso Ramírez Braña.
De igual modo, conocieron todas las ventajas técnicas y de economía de la nueva tortilladora, el presidente de la Unión de Industriales de la Masa y la Tortilla, Mario Moreno García, así como propietarios de empresas del ramo en esta ciudad, Miguel Alemán, Río Bravo, Nuevo Progreso, y de ciudades vecinas del Estado de Texas, en Estados Unidos.
Los asistentes estuvieron atendidos por la Sra. María de los Santos Pecina Ramírez gerente de Celorio en esta localidad y el Sr. Jorge Negrete Martínez.
El primer comprador de la máquina 100-K, fue el industrial Dr. José Inés Lira Rivera, propietario de la Tortillería “La Potosina” en Nuevo Progreso, Tamaulipas.

Insertardo en Noticias 7 anos, 8 mess hace a 2:26 am.

hecho en mexico

sello fide

sistema recicalor

celoriomexico.com.mx © 2016 Tortilladoras y Equipos Celorio

Diseño de Allbutt The Best en Puerto Escondido Mexico